EL JARDÍN SIN SONIDO

Lenguajes corporales,
gestos,
mar de silencios;
las palabras, fuera de lugar,
quedan enterradas.

Miradas que hablan,
labios sin voz que gritan,
brazos caídos.
Solitarios corazones enjaulados
junto a los rebosantes de pura energía,
sin domar, vuelan libres
arrancado cadenas.

Bellas flores solitarias,
árboles anclados al suelo,
especies que se arrastran,
mariposas que desde las alturas
contemplan tanta hermosura.

Bella sinfonía la de este concierto
en este jardín sin sonido.
Sólo hay que pararse a escuchar,
a escuchar sus músicas.

Anuncios

PARA PILAR

Otra gran mujer queda aquí retratada, de manera demasiado tosca por mis limitaciones al plasmar tanta belleza, pero espero haber captado su esencia, un beso PILI no cambies.

Porque ser como eres es un Don,
porque la vida no es fácil,
chocan en nuestra mente la realidad y el deseo,
nos ilusionamos y nos desesperamos,
volamos y nos hundimos,
a veces brisa y a veces viento,
ahora cálido, después gélido.

Dicen que es mejor no luchar, dejarse arrastrar,
conformarse con lo que nos toca,
seguir a la manada, no soñar.

Pero dime, ¿cómo poner barreras a los sueños?,
¿cómo no ver la primavera?,
¿cómo no deleitarse con este cielo?,
¿cómo no ver lucir aquella estrella?

Vivir con pasión tiene su precio,
la soledad del incomprendido,
la frustración que nos acecha,
las tinieblas en el alma,
la nostalgia, la tristeza.

Pero dime,
si una mirada lo es todo,
si aquella sonrisa nos embelesa,
si por un beso escalamos a la más alta cima,
si en cada gesto encontramos esa magia que nos guía…

Prefiero la caída libre
a no volar nunca,
el estrellarme contra el suelo
que permanecer inerte tumbada,
llorar y reír con toda el alma
que neutralizar las ganas,
ser vulnerable y frágil
que ser indiferente y opaca,
vivir con ambas manos gastando hasta la yemas
que morir cada rutinario día en mi cama.

Aquella niña que se guiaba por las nubes
sigue viviendo en esta gran mujer,
aquellos ojos y amor que buscabas
están dentro de ti.
Que no te arrastren nunca los mediocres,
que no te dañen esa alma pura,
nunca pienses que no ha merecido la pena soñar,
porque tú siempre has visto territorios
que los que demás, en el mejor de los casos,
solo podremos llegar a imaginar.

-Mercedes-

20140314-153828.jpg

A ORILLAS DEL RÍO

A orillas del río existen remansos
que atenúan el constante caminar del tiempo.

A orillas, al margen, necesito emigrar cada día
y de una gran bocanada
asir el aliento justo,
para poder vivir a pleno gozo
cuando estoy sumergida en el río.

A orillas, a un lado,
reúno la mayor cantidad de fuerza
que alcanzo a sumar,
para no conformarme con poco,
gastarme en cada encuentro,
perder hasta el último aliento,
hasta sentir que
tengo pegada a mi espalda
la piel de tu pecho.